Mi humilde tributo a Aarón Swartz: un joven excepcional que murió persiguiendo el sueño del bien común

 

Artículo publicado en el Boletín Nº 18 del Socp/CrmfSf
________________________________________________________________________
“Sólo aquellos cegados por la codicia rehúsan que un amigo haga una copia”
(Aarón Swartz)
_________________________________________________________________________
“La grandeza de Aarón Swartz” Autora: Imagen creada por @FMVirgy. Álbum “Creaciones” de Manelar1 Fuente:  Flickr/CC

El 11 de Enero de 2013, hace un mes justo, fue un día aciago para todos y especialmente para aquellas personas que nos conmueve y enorgullece la existencia de jóvenes comprometidos, como Aarón. Sus miradas limpias, sinceras, llenas de ilusión, creatividad, honestidad, pasión e inocencia, son un bálsamo de esperanza para la humanidad, al ser capaces de tejer hermosos sueños de futuro e  imaginar y contribuir a un mundo más libre y justo para todos.  Justamente,  estas eran las armas que esgrimía el joven Aarón, un auténtico protector del bien común hasta el punto de perder su vida por ello.

Aarón Swartz, un activista defensor de la libertad de Internet,  el contenido abierto, la justicia social  y un prodigioso desarrollador que hizo grandes contribuciones a
nuestro mundo
desde niño;  pero que,  desgraciadamente, esa maravillosa carrera se vio truncada trágicamenteSu inspiración, su mirada, su genialidad y su talento dejó de brillar a sus 26 años. Hundido, moral y económicamente, por el  acoso salvaje del Departamento Federal de Justicia de EE.UU,  apareció muerto en su apartamento de Nueva York en plena juventud, consumando un “suicidio asistido”.
 
Aarón, un nativo digital y una mente brillantecometió el “hermoso crimen” de soñar y trabajar para que nuestra sociedad de la información fuese libre, accesible y transparente. Defendió el conocimiento accesible para todos y sin privilegios mercantilistas y por eso sería condenado a pagar un precio desproporcionado: 35 años de cárcel y un millón de dólares, acusado de liberar gran cantidad de artículos académicos, exclusivos para suscriptores, a través de la red del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)e intentar  compartirlos  libremente en la Red. Se trataba de un material que había sido creado (al menos parcialmente) con dinero público y Aarón tenía acceso legal a todos los archivos de la base de datos a través de su cuenta de la Universidad de Harvard.
Aarón Swartz en un evento de Creative Commons. Autor:  Fred Benenson. Mecredis. Fuente:  Flickr/CC

Si consideramos que JSTOR (organización sin ánimo de lucro que vende suscripciones a las universidades), retiró los cargos después de que las copias digitalizadas fueran devueltas, es inconcebible la dureza de los cargos y la extralimitación de la fiscal, Carmen Ortiz, castigando un presunto delito de descarga masiva de artículos, sin considerar  la razón por la que Aarón quiso copiar ese material de investigación (hacer libre la investigación académica y accesible para todos). 

La fiscal criminalizó el derecho a compartir conocimiento e información sin ánimo de lucro y demostró una miope e interesada comprensión del funcionamiento de Internet en torno a la copia y el acto de compartir información. Copiar no es robar, los bit se comparten y no se gastan, de hecho los documentos siguen en JSTOR.

Tras la muerte de Aarón,  la fiscal de distrito de Massachusetts Carmen Ortiz ha retirado los cargos presentados . Demasiado tarde, el daño ya es irreparable, un alma pura y digna no podía reconocerse culpable de un delito que no cometió y lo pagó con su vida. La familia Swartz responsabiliza a la fiscalía de Massachusetts, junto a la colaboración del MIT, de la muerte de Aarón y se ha abierto una investigación por si se extralimitó en su persecución  implacable y desproporcionada.

Nadie en su sano juicio puede alegar que es un crimen liberar información académica para que más gente pueda acceder a ella, sólo si existe, como es evidente, un negocio mercantilista basado en el conocimiento. La información es poder, sobre todo cuando se comparte, y Aarón fue “asesinado” por tener ese poder y liderar acciones de protesta exitosas contra la legislación que censuraba la libertad en Internert: SOPA/PIPA
 
Aarón Swartz 1986-2013. Autor imagen: Mataparda#manifiesto Fuente:  Flickr/CC

“Aarón nunca hizo nada en su vida para ganar dinero, sólo trabajaba para el bien común (al menos en su concepción)…” Lawrence Lessig ,  a pesar, evidentemente,  de su espléndido potencial y amplísimas oportunidades. Aplicó con ejemplaridad las lecciones aprendidas durante su etapa de becario en el Centro de Ética y Corrupción Institucional de Harvard, donde investigó cómo la influencia del dinero corrompe las instituciones, incluidas ONGs, los medios, la política y la opinión pública.

Dotado de una comprensión profunda del funcionamiento de Internet y de cómo la tecnología puede ayudar y empoderar a las personas conectadas en un mundo global, siempre utilizó sus habilidades prodigiosas para contribuir a un mundo más justo y no para enriquecerse. Vivió con pasión, coraje, honestidad… y  como no podía ser de otra forma, mantuvo su dignidad hasta el final.

La corta, pero intensa y extraordinaria vida de Aarón que acabó en la tragedia del suicidio, me ha impactado doblemente.  “Internet ha perdido un gran hijo” y como residente 

digital, sufro por esta gran pérdida. Y como madre de dos adolescentes, siento una gran compasión por Aarón y el sufrimiento de su familia destrozada por la muerte de su hijo.

Aarón Swartz en Boston.  Wiki Meetup,  18 de Agosto 2012.
Autor: Sage Ross. Ragesoss.    Fuente:  Flickr/CC
 
Me entristece profundamente saber que vivimos en un mundo miope y sin alma en el
que compartir el conocimiento es un crimen.  Aarón fue un
errante del mundo y un gran sabio” que nos mostró generosamente el buen camino y tal vez, su humildad y falta de arrogancia no le permitieron “sentirse infinitamente orgulloso de lo conseguido. Ahora sólo queda recordarlo, admirarlo y mostrar nuestra compasión y admiración.
 
Aarón Swartz aupado en el ecosistema de la “inteligencia colectiva” contribuyó con pasión al desarrollo de nuestra esencia humana,¡sigamos convirtiendo sus sueños en bit y compartámoslos en la comunidad de Internet libre y accesible para todos,…  por la que luchó y murió! 

Para saber más sobre Aarón Swartz

 

El tributo de los investigadores y académicos

Al estilo de Aarón los investigadores y académicos le rinden homenaje mediante el hashtag #pdftribute en Twitter. Es un gesto hermoso ver cómo, en honor a Aarón, publican y
comparten sus PDF’s de forma libre. Esta es la página en la que se está publicando el
material científico.

 Espacio para honrar la memoria de Aarón

Remember Aaron Swartz  Una página que se está construyendo de forma colaborativa, reuniendo las condolencias y opiniones por la muerte de Aarón.

Algunas de sus valiosisimas contribuciones a la cultura libre

Espacios web consultados

 
Aarón Swartz. Un resumen de su vida en vídeos.
Remembering Aaron Swartz, por Lawrence Lessig creador de la iniciativa
Creative Commons

Deja un comentario