Emoción, desasosiego y responsabilidad ante la aceptación de un nuevo proyecto

¡Bienvenido al equipo de la UOC!

¡Bienvenido al equipo de la UOC!

Han pasado los meses previos de lectura en los que nos hemos empapado del diseño y la propuesta didáctica de la asignatura Estrategias de Aprendizaje para la práctica profesional de la psicopedagogía, planteada por mis compañeros del Máster de Psicopedagogía de la UOC, @annaespasa, @avivasal, @manelagui y @eesterue, y ahora llega el momento de la verdad. Hoy es el primer día de curso y me estreno como profesora colaboradora de la UOC y estoy emocionada, pero también siento ese pellizco de desasosiego en el estómago que me alerta de la responsabilidad asumida y el asalto de dudas, creo que razonables, en torno a cuestiones como éstas:

  • ¿Llegaré a promover al máximo el potencial de aprendizaje de mi grupo de estudiantes, guiándolos y motivándolos adecuadamente?
  • ¿Fomentaré su aprendizaje autónomo y les ayudaré a orientarse en la abundancia de la información disponible, especialmente referida a nuestra labor profesional psicopedagógica, utilizando el potencial de las TIC?
  • ¿Seremos capaces de alcanzar un auténtico entorno de trabajo colaborativo? ¿Llegarán los estudiantes a valorar la necesidad de trabajar en equipo de forma coordinada entre los profesionales implicados en la acción de orientación e intervención psicopedagógica?
  • ¿Llegará el grupo de estudiantes a apreciar la oportunidad que ofrece la red para aprender en un entorno flexible, o construir, ampliar y/o consolidado su Entorno Personal de Aprendizaje?
  • ¿Los estudiantes llegarán a elaborar documentos psicopedagógicos de calidad y ajustados al público objetivo?

Estas preguntas y muchas más son las que me surgen hoy, pero espero que al finalizar este nuevo reto profesional, allá por el mes de febrero del 2019, hayamos cosechado más respuestas positivas que negativas, confío en ello. En todo caso, ahí estaré yo día a día haciendo un seguimiento atento y ajustado del proceso de aprendizaje de mis cuarenta y tres estudiantes. En definitiva, desplegaré el máximo de mi actitud proactiva y procuraré adelantarme a los necesidades de mi grupo, para poder ajustar la ayuda pedagógica, pues comprendo que habrá momentos de dificultad, desánimo, desorientación… la vida es así, llena de luces, pero también sombras, que iremos sorteando de la mejor forma posible.

¡Ánimo y seguimos, que tenemos mucho que aprender y trabajo por hacer! 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.